El plan de la UEFA podría desbaratarse y ya hay rumores sobre Eurocopa en 2021

La UEFA quiere garantizar la celebración de un evento que podría llegar a aplazarse al verano del 2021. La preocupación va en aumento.

El pánico se propaga por Eurocopa con la misma velocidad que un coronavirus inapelable. El deporte está siendo uno de los aspectos más afectados por la enfermedad y la Eurocopa 2020 que se celebrará del 12 de junio al 12 de julio está ya en entredicho. Había una confianza ciega desde las autoridades de que el virus fuera remitiendo en las próximas semanas, pero la manera en que está sacudiendo el Viejo Continente en los últimos tiempos hace a la UEFA plantearse otros escenarios. La prioridad es mantener la fecha, pero no es descartable que, en al menos algunas sedes, sea difícil pensar en acoger un evento de esta magnitud próximamente.

Roma y Bilbao serían dos de los entornos más afectados en estos momentos y la UEFA ha solicitado a los gobiernos de los países participantes que certifiquen la celebración del torneo. Aleksandre Ceferin, presidente de la UEFA, se ha puesto en contacto con las Federaciones Nacionales de fútbol de todos los países solicitando su compromiso. Como aval, señala que la Organización Mundial de la Salud ha elaborado un informe en el que ve factible la celebración del torneo siempre y cuando se cuente con la estructura sanitaria necesaria para hacer frente al COVID-19. La prioridad es que se juege y el hecho de contar con 12 sedes otorga a la entidad organizadora un cierto margen de acción, ya que han comunicado que podrían estar dispuestos a prescindir de aquellas ciudades en las que persistiera cierto riesgo de contagio.

Según se comenta en diversas fuentes, algunos países participantes en la Eurocopa 2020 ya se han puesto en contacto con la UEFA solicitando que se aplace la competición al verano de 2021. Esto solo se haría en caso de fuerza mayor y teniendo claro que la situación no estará controlada a día 12 de junio ya que esa decisión supondría alterar sobremanera un calendario en el que para esa fecha estaba fijado el Mundial de Clubes de la FIFA y la Final Four de la UEFA Nations League. La responsabilidad que recae en los hombros de Aleksandre Ceferin es tremenda y requerirá de una gran contención y sangre fría ya que precipitarse en una decisión podría ser letal desde el punto de vista deportivo, pero pecar de conservadurismo supondría poder poner en riesgo la salud de mucha gente.

Lo que parece evidente es que si el coronavirus no logra controlarse en las próximas semanas y no se aprecia una reducción en su velocidad de difusión, la Eurocopa 2020 podría estar tremendamente amenazada y la exigencia de tomar decisiones sería ineludible. Por el momento, los playoffs de clasificación que determinarán las cuatro plazas restantes están programados para el 26 y 31 de marzo y no se tiene constancia de que se hayan tomado decisiones en firme. La UEFA se lavó las manos respecto a este asunto y señaló que los gobiernos serán los responsables de decidir si se juega con total normalidad, a puerta cerrada o se aplazan los partidos a otra fecha.