Eurocopa 2012: Crónica del España - Italia

Reparto de puntos entre españoles e italianos

Cesc Fábregas celebra el gol contra Italia. Foto: lainformacion.com
Cesc Fábregas celebra el gol contra Italia. Foto: lainformacion.com

Italia y España empataron 1-1 en la primera jornada del grupo C de la Eurocopa 2012. España terminó generando buenas sensaciones, pero también deja muchas dudas por la dubitativa imagen mostrada en el juego y, sobre todo, en la figura de su delantero centro estrella, Fernando Torres, quien desperdició todas las ocasiones de las que dispuso en el momento clave del partido. El reparto de puntos no beneficia a ninguno, aunque, por la forma en que transcurrió el encuentro, los dos pueden estar satisfechos.

Vicente Del Bosque sorprendió de inicio con su inesperada alineación. El debate entre Fernando Torres y Álvaro Negredo acabó en saco roto. El titular fue Cesc Fábregas. El seleccionador salmantino modificó el esquema de juego habitual para formar con un falso nueve. La estrategia, sin embargo, fue totalmente inofensiva frente a Italia. El blindaje defensivo de los italianos, con una defensa de tres, y la ausencia de una referencia ofensiva para España, provocó que la Roja se sintiera desarmada en ataque. Las únicas acciones peligrosas de los españoles nacían de brotes de inspiración individuales, y no de su tradicional juego colectivo.

Mientras, Italia se sentía muy cómoda. Sería injusto decir que los italianos se echaron atrás, pero sí que defendieron con mucha inteligencia. En ocasiones acumulando muchos hombres en la retaguardia, y en otras sólo los necesarios para desarticular a España. Y todo ello sin renunciar nunca al ataque. Maggio y Giaccherini aparecían por ambas bandas con espacios. Especialmente el jugador del Nápoles, que encontró un filón en Jordi Alba.

Así, las mejores ocasiones de la primera mitad se vieron a favor del conjunto italiano, pero es que España no sólo cuenta con jugones, sino también con un portero de un extraordinario y posiblemente sea el mejor del mundo en su puesto. Los disparos peligrosos de Cassano y Marchisio y, sobre todo, un cabezazo letal de Motta fueron repelidos milagrosamente por los guantes de Casillas. El descanso llegó sin dejarnos goles, pero sí muchas dudas entre los hombres de Vicente Del Bosque.

Unas dudas que se vieron incrementadas cuando en los primeros minutos de la reanudación el recién entrado Antonio Di Natale se encargó de castigar la desidia española. España ya había recibido varios avisos de que caminaba por la senda equivocada, especialmente uno que Mario Balotelli desperdició de manera totalmente incomprensible. Di Natala, por el contrario, no perdonó y vacunó a los españoles en la primera oportunidad que dispuso.

Tras el gol italiano llegó la reacción española. En un ataque de orgullo, a España volvió a latirle el corazón y buscó con descaro la portería rival. En cuestión de minutos, un pase de Silva desnudó a la defensa italiana y dejó solo a Cesc Fábregas para que hiciera el empate a uno. En ese momento el partido se tornó totalmente a favor del conjunto española. Italia, temerosa de perder lo que había ganado, se echó atrás y España se volcó dirigida por un sensacional Andrés Iniesta.

Sin embargo, las ocasiones que construyeron los españoles, ayudados por la revulsiva entrada de Jesús Navas no terminaban de materializarse. La entrada de Fernando Torres pretendía aportar pólvora al ataque español, pero el tiro salió por la culata y el delantero del Chelsea desperdició tres claras ocasiones que pasaron por sus botas. Volvió a quedar claro que no tiene sitio en este equipo y está totalmente fuera de confianza. De este modo, el empate a uno se convirtió en inamovible y España e Italia se reparten los puntos.

Comentarios recientes

¡No te pierdas ni una publicacion! X

Dale a "me gusta" en Facebook
Siguenos en Twitter