Eurocopa 2012: Crónica del Polonia - Grecia

Velasco Carballo marcó el ritmo del partido con su arbitraje

Polonia contra Grecia
Polonia contra Grecia

El partido inaugural no ha podido decantarse a favor de ninguno de los protagonistas. Aunque Polonia se había colocado en una situación privilegiada como favorita para llevarse los tres primeros puntos, sobre todo al adelantarse en el marcador gracias al gol de Lewandowski, no ha sabido aprovechar su temporal superioridad para atar el encuentro y obtener la victoria.

Desde que el balón comenzó a rodar, Polonia se hizo con el control a su manera. Tenían muy claro cuál era el guión a seguir: mantener la posesión, buscar los huecos para enganchar con Lewandowski y que éste transformara la jugada en gol. El delantero del Dortmund no estaba solo. En diversas combinaciones le estuvo acompañando su compañero Blaszczykowski. La mayoría de jugadas nacían en la banda derecha, por donde la anfitriona se movía con total libertad. Fue cuestión de minutos que llegase el primero a raíz de un centro a Robert que remataría de cabeza. Todo apuntaba a que el partido estaba hecho. Mantener el ritmo, evitar pérdidas y, con suerte, hacer un nuevo tanto. Si, además, el árbitro español Velasco Carballo ayuda con una doble amarilla que provoca la expulsión de Papastathopoulos al borde del descanso, entonces parece que la segunda mitad carece de sentido.

Una vez más se cumplió la famosa frase que asegura que en el fútbol se juega mejor con diez que con once. Al menos Grecia no se dio por vencida y el descanso les sirvió para replantear el partido. Aunque si hay que dar un nombre a este cambio ése es el de Dimitris Salpingidis. Prácticamente no había saltado al césped cuando ya había superado al portero polaco. Corría el minuto 51 y quedaba prácticamente medio encuentro para que la situación cambiase de nuevo. El gol encajado por un equipo que juega con uno menos no fue bien recibido por la co-anfitriona que no lograba que su juego encontrase la continuidad que requerían. Para completar la faena, se señaló un penalti y la consecuente expulsión de Szczesny por derribar a Salpingidis dentro del área. Los aficionados polacos se temían lo peor pero el recién entrado Tyton se estrenó por todo lo alto al parar el penalti. El marcador permaneció inmóvil mientras transcurrían los minutos que restaban para el final.

Los roles se habían cambiado en la segunda mitad y Grecia se hizo con el control del ritmo del partido sin que Polonia pudiera hacer nada para evitarlo. El aspecto psicológico fue fundamental durante esos minutos. La experiencia internacional de Grecia ensombreció a la polaca con dominio de las situaciones. Incluso pudieron mejorar el resultado si se hubiera dado por válido un gol que fue anulado por fuera de juego de Salpingidis. Los rendimientos de ambas selecciones fueron antagónicos. Polonia fue a menos por su exceso de confianza y por la falta de ideas y experiencia para salir de los apuros en la segunda mitad. Por el contrario, Grecia volvió a apelar al espíritu de la Eurococopa de 2004 donde también debutarían con la anfitriona. Se han crecido y han terminado de dejar su sello propio en la segunda mitad donde Salpingidis reactivó a sus compañeros. Ahora toca mirar al segundo encuentro que será decisivo y del que ambos deben sacar una victoria si quieren sobrevivir para llegar a los cuartos de final.

Comentarios recientes

¡No te pierdas ni una publicacion! X

Dale a "me gusta" en Facebook
Siguenos en Twitter