Eurocopa 2012: Crónica del Alemania - Dinamarca

Alemania y Dinamarca no especularon con el resultado y fueron a por una victoria que logró el favorito

Podolsky celebra el primer gol de Alemania. Foto:twitter.com
Podolsky celebra el primer gol de Alemania. Foto:twitter.com

Alemania y Dinamarca ha disputado un partido sin tapujos, abierto, con goles (2-1) y emoción donde los alemanes se han mostrado como el mejor equipo de la Eurocopa 2012 tras sellar sus tres partidos del Grupo B, el considerado por todo el mundo como el más fuerte, con tres victorias y donde los daneses se han ganado un hueco en el corazón de todos los seguidores del fútbol, pero vuelven a casa.

Las crónicas previas hablaban de posibles pactos y hablaban de resultados que les valdrían a los dos, pero alemanes y daneses no dieron tiempo a la especulación porque sabían que el mejor de los resultados, cada uno para sus intereses, era la victoria y a por ella se lanzaron, a tumba abierta.

Pronto los alemanes consiguieron ventaja a través de una jugada que mostró mucho de los valores del equipo de Löw y también del estigma puramente alemán. Balón al área que recibió Müller acabó en el segundo palo donde entraba un extremo con alma de delantero. De hecho, el secreto diferencia de esta Mannschaft es precisamente éste, algunos jugadores para tocar, un centro del campo que combina fuerza y técnica y delanteros, muchos delanteros entrando en el área desde cualquier costado. Özil es el mejor asociado de todos. No es el mejor llegador ni goleador, pero está rodeado de ellos. Podolsky, siempre fiel a su cita con el gol en las grandes citas, no quiso esperar más y acudió a ella en este tercer partido. Las dudas sobre su titularidad, en detrimento de otros jugadores como Kroos o Götze, se dirimen a medida que se miran las cifras del delantero zurdo de origen polaco. Un depredador.

La jugada llegó por la derecha y la acabó en el corazón del área el hombre que arranca por la izquierda. Así es el peligro alemán. No sabes por dónde te llega. Por todos lados.

Pero Dinamarca, que había llegado como Cenicienta a este Grupo B, demostró ser un equipo con uñas y con mucho orgullo. Orgullo vikingo. Los daneses comenzaron su ilusionante singladura por esta Eurocopa 2012 con una victoria sobre Holanda que les dejaba las cosas muy de cara. Pero la cruz les había llegado en el sorteo. Portugal les obligaba a una hombrada en este último partido, y finalmente no pudieron consumarlo. Cumplieron con el empate de Krohn-Dehli. Otro balón al área que picó Bendtner y que concluyó otro extremo con alma de delantero que se va con dos goles de Polonia.

El empate abría un amplio abanico de posibilidades. Las tablas en el otro partido obligaba a otro gol a los daneses. Gol que no sólo les dejaba en cuartos, sino que lo haría como primeros de grupo, eliminaba a Portugal y dejaba a Alemania segunda. Los de Löw aguantaron con calma y calidad y lanzaban peligrosas contras que llegaban con mucho peligro al área danesa. Los nórdicos no se rindieron nunca y buscaron con fe sus opciones. No llegaron, pero dejaron una gran imagen.

En una de las últimas contras, Bender, que había entrado en la segunda parte para dar más lustres al banquillo alemán, acabó con el sueño danés y sepultaba a los holandeses. Tercer partido y tercera victoria de los alemanes. Nadie podrá decir esto al final de la Fase de Grupos. Claro que lo más importante en este torneo no es quién gana los primeros partidos sino quién gana el último. En cualquier caso, Alemania cotiza al alza. En un grupo con el subcampeón del mundo, la siempre peligrosa Portugal y los duros daneses, han completado con tres victorias su participación. Al cuadro le sale un candidato cualificado que jugará contra Grecia. A ver quién los tira de aquí.

Comentarios recientes

¡No te pierdas ni una publicacion! X

Dale a "me gusta" en Facebook
Siguenos en Twitter