Eurocopa 2012: Previa Alemania - Italia

Los alemanes nunca han eliminado a los italianos en una Eurocopa o Mundial

Özil lleva el mando del ataque alemán. Foto:twitter.com
Özil lleva el mando del ataque alemán. Foto:twitter.com

Alemania e Italia juegan la segunda semifinal de la Eurocopa 2012 con la historia como aliada transalpina y las sensaciones como secuaces del triunfo germano. Será en Varsovia, el último partido que se juegue en Polonia, a las 20:45 y con arbitraje de Lannoy. La capital polaca ha sido parte importante dentro de la historia alemana.
Quizá aquí comience el arranque de un ciclo, el de las victorias futbolísticas sobre Italia, el que les impulse a una final que merecen por juego y resultados. Junto a España, han sido, sin duda, el mejor equipo del mundo en los últimos 4 años y la generación de los Neuer, Boateng, Khedira, Müller, Marco Marin y Özil, acabarán por conseguir algo gordo. Algo muy importante. Quizá sea la Eurocopa 2012. Quizá el éxito en el Mundial de 2014, en Brasil. Quizá todo. Quizá una época o tal vez, sencillamente, tendrán que discutir todo esto con España en Kiev. Pero antes hay unas cuantas cuentas pendientes que saldar con Italia.
No se recuerda cuándo los transalpinos se han presentando en una Gran Fase Final de un Mundial o una Eurocopa, los expertos hayan visto su citación y hayan pensado que llevan las mejores 23 piezas. Quizá ni siquiera el mismo equipo. Tampoco ya nadie se acuerda de los problemas de las investigaciones de las apuestas y amaños de partidos o de quiénes eran los investigados. Poco importa. Prandelli ha cogido 23 italianos y les ha puesto el balón en el pie. Antes la “azzurra” lo tenía todo en la cabeza. En las venas. En la sangre. En los genes. Porque no hay manera de explicar cómo ni por qué estos chicos siempre están aquí, incordiando a los favoritos, con cartel de presunta víctima y acaban escapando de la escena del crimen con el poli bueno muerto en mitad de un callejón mientras ellos caminan a por las preseas. Casi siempre Alemania llegó como hoy, como favorita, pero lo cierto es que de los 7 partidos precedentes en Eurocopas o Mundiales, 6 empates y una victoria italiana y nunca lograron derrotarlos. Nunca.
Pero esta Italia no es el perro viejo, pulgoso y su eterna suerte, de bella estampa y ladrón de novias con el que hemos crecido. Italia tiene menos jugadores guapos y a quienes les queda mejor el chándal, pero tiene algunos de los jugadores con más gusto por el balón que ha llegado a competir por algo gordo. Y aquí estamos. Semifinales. La Mannschaft contra los “azzurri”. Dos viejos enemigos. Dos cocos. Dos pesadillas que no te puedes quitar cada dos años.
Alemania ha llegado arrollando y agarrando el papel de protagonista como la estrella que es, como las que luce orgullosa en su pecho. Tres. E Italia ha llegado jugando mejor al fútbol y haciendo muchísimos más méritos que tantas y tantas veces, pero con esa estrella que también luce vigorosa y de cuatro puntas. Cuatro. Así que a la hora de hacer pronósticos el mundo del fútbol tiende a creer más en las sensaciones y los cuentos de hadas, que en los números y la fría realidad. Italia es más que Alemania.
Quizá no para Espronceda, Bécquer o los románticos españoles, (históricos e ilustres escritores que murieron con la belleza en sus letras). Quizá tampoco para los hermanos Grimm, que educaban a través del cuento. Pero al final, la vida es cruda y real y así se la comen los italianos. Como la pasta.
Así que Löw se presenta con un equipo que ha diseñado a gusto y antojo cimentado en algunos veteranos que conocen bien el oficio. Muchos de ellos formados al hierro de la disciplina alemana con la que se quiso afrontar su último mundial como locales. Fue en 2006. Allí, el joven Schweinsteiger y el deslumbrante Podolski, fueron los jóvenes reclutas con los que se buscaba dar algo de brillo a una máquina que chirriaba en cada movimiento, pero que llegó hasta semifinales a su manera. Tosca y a golpetazos. Pero Löw, heredó la herencia y le dio frescura y calidad con una generación de jóvenes que cree en el balón como vehículo, el toque como método… y el remate como final. Estos jóvenes de calidad y talento tienen a su estrella máxima en Özil, la luz, el faro y el timón de todo esto. Podolski y Schweini, ponen el brío, Khedira despliega un repertorio brutal y Özil echa los polvos mágicos, lo demás es dinamita. Müller y Mario Gomez son las puntas de la arista. Pero Klose, el viejo “killer”, sigue al acecho esperando en el banquillo una oportunidad.
Löw sorprendió a propios y extraños cambiando a sus tres hombres de arriba, Podolski, Gomez y Müller, por quienes se suponían la segunda unidad. Schürrle, Klose y Reus. La respuesta del banquillo alemán fueron cuatro goles. Cuatro. Menos sutil, menos lucida, pero testarudos, como siempre, los delanteros Klose y Reus marcaron de cabeza contra Grecia. Y claro, ahora la duda es si los cambios de Löw fueron para dar descanso de cara a esta semifinal, a la que temía más, (sin duda), que a los griegos, o si fue una sensación convertida en realidad. Hay dudas sobre quiénes formaran la vanguardia bávara ante Italia, pero no cabe ninguna sobre que seas quienes sean los elegidos… serán buenos y peligrosos.
Por su parte, Prandelli varió sus planes al inicio de la Eurocopa por la baja de un central. Ante tal desdicha, el técnico optó por retrasar a De Rossi a la zaga y convertir su defensa en un armazón en una complicada telaraña con tres hombres atrás dos carrileros y tres medios por delante y dos puntas. El experimento funcionó 70 minutos contra España y otros tantos contra Croacia, pero acabó en dos tibiezas, porque, al fin y al cabo, así es como encajó sus dos únicos goles en contra en la competición.
Con la vuelta de Barzagli, Italia recuperó su línea de 4 atrás y cerró su portería. No han vuelto a encajar gol alguno. Pero la mayor variación táctica de Prandelli no ha sido en su defensa. No es que sean especialmente fuertes, (ni guapos), sus defensas. Son italianos. Con esto le basta, debe pensar. La gran novedad la genera la presencia de Pirlo y sus secuaces. Lo de Andrea en esta Eurocopa ha pasado de notable a Matrícula de Honor y se empeñó en ponerle de apellidos Cum Laude, en el penalti que definía el destino de Italia en la tanda contra los ingleses. Allí comenzó la remontada italiana y el sepelio británico.
Prandelli sabe que Pirlo es su hombre. Y cuando Italia cambia de Gattuso a Pirlo como eje, el paradigma pasa de ser de un equipo duro y con cara de malo, pegador y recuperador, a un equipo tocón y “jugón”. Así es. De repente Italia crece sobre el balón, pero, esta vez, donde siempre ha habido un “talentino”, un “trecuartista” o sencillamente un artista, ahora aparecen dos delanteros que no están solucionando las múltiples ocasiones de las que están disponiendo los “azzurri”. Esta no es la Italia de toda la vida, gusta más. Sigue sin ganar muchos partidos, pero sigue sin perder. Genes, decíamos.
Muchas dudas sobre la escuadra italiana que llegan al filo de la recuperación y con 2 días menos de descanso que los alemanes, (sin contar los que Löw le regaló de ventaja a Mario Gomez, Müller y Podolski). Para los transalpinos, Chiellini, Motta, De Rossi y Abate, son duda por cuestiones físicas y Maggio baja por sanción. Pero cuanto más difícil parece el reto, más atractivo les parece.
La alineación tiene muchas incógnitas, aunque De Rossi parece fijo, sea infiltrado o con muletas, y junto a Pirlo serán la base del centro del campo. Junto a ellos cabe pensar que podría entrar un hombre para echarles una mano a la contención, aunque la última apuesta de Prandelli fue Montolivo. Si Motta llega a tiempo, no duden que será titular contra Alemania.
Al final dudas en las alineaciones y planteamientos, pero siempre la misma historia. El favorito se escribe en alemán, pero los italianos tiene la facilidad enredarte y llevarse el gato al agua. Duelo de históricos y de equipos que se rediseñan para volver a triunfar en Europa y en el mundo. Suena a duelo de aspirantes.

Posible once de Alemania: Neuer; Boateng, Hummels, Badstuber, Lahm; Schweinsteiger, Khedira; Müller, Özil, Podolski y Mario Gomez.

Posible once de Italia: Buffon, Balzaretti, Barzagli, Bonucci, Chiellini; Pirlo, De Rossi, Motta, Marchisio; Cassano y Balotelli.

Comentarios recientes

¡No te pierdas ni una publicacion! X

Dale a "me gusta" en Facebook
Siguenos en Twitter