Ucrania, el sueño del anfitrión

La victoria de Ucrania cotiza a 41.00

Ucrania. Foto: lainformacion.com
Ucrania. Foto: lainformacion.com

La selección de Ucrania tiene en mente superar la proeza que realizaron en el Mundial de 2006 cuando llegaron a los cuartos de final. Concienciarse de que no se trató de un hecho aislado, aunque se quedaran fuera de los Mundiales de 1998, 2002, 2010 y la Eurocopa de 2000, sino de que lo normal debe ser que acudan a cada gran torneo, y no solo por tratarse de la anfitriona, debe ser el gran objetivo, independientemente de que finalmente solo disfruten de la fase de grupos. 

Hasta hace relativamente poco tiempo la situación de este combinado era desconcertante. Un rosario de seleccionadores pasó en poco tiempo por el banquillo ucraniano sin obtener la continuidad que deseaban. Primero fue Myron Markevych cuyos registros no descontentaron a la afición. Tan solo necesitó ganar tres partidos amistosos y empatar frente a Holanda para encontrar cobijo en un nuevo hogar: FC Metalist Kharkiv. Fugaz fue el reinado de Yuriy Kalitvinsev pero apenas estaría para aguantar el testigo que debía entregarle a Oleh Blokhin en la primavera de 2011. Desde su llegada ha dejado claro cuáles son sus intenciones y lo que quiere. En su segunda etapa quiere elevarles a lo más alto, que sería ganar la Eurocopa aunque las elevadas cuotas (41 euros) indiquen que tiene pocas opciones.

Blokhin aún tiene en mente aquel Balón de Oro que obtuvo en 1975, de ahí que valore tanto la importancia de las oportunidades brindadas a sus jugadores en ataque. En el último partido disputado ante Israel destacó la filosofía del contragolpe por encima de cualquier otro tipo de estrategia. No se trató de un asedio continuado pero con pocos intentos arañaron un penalti propiciado por la caída de Yarmolenko. El jugador del Dinamo de Kiev es uno de los hombres de referencia de esta selección. Su olfato de gol junto con su rápido y potente disparo lo convierten en el principal centro de las miradas rivales por su libertad para ocupar diferentes puestos del centro del campo hacia delante. Su trabajo es indiscutible para el seleccionador. Sin sus regates y su talento, además de su generosidad para ceder el balón a sus compañeros, quedarían huérfanos.

En el extremo opuesto, bajo palos, se sitúa el gran veterano de Ucrania. Olexandr Shovkovskiy, también perenne en el Dinamo de Kiev, estuvo presente en aquel mágico Mundial de 2006 con la importante misión de evitar los goles ante Suiza. Los 120 minutos que estuvo sin encajar un gol y su frialdad en la tanda de penaltis supuso el billete a los cuartos de final. Por delante de él, la defensa le ayuda a cerrar la portería bien tapando huecos o favoreciendo los fuera de juegos de los atacantes. No suelen tener excesivas complicaciones cuando delegan el papel principal al rival cediéndoles la posesión de la pelota. Puesto que en su contraataque tienen una de las armas más potentes del equipo gracias a la rapidez de ejecución de Voronin, Konoplyanka o Gusev. Una vez que se adelantan en el marcador, la tranquilidad que le proporciona esa superioridad les permite jugar con calma y controlar el juego. 

Resulta imposible hablar de Ucrania y no hacerlo de Dmytro Chygrynskiy. Aunque su paso por España no dejó con buen sabor de boca a nadie, en la selección está siempre presente en las alineaciones. Blokhin valora su saber estar en el campo, la buena lectura que suele hacer del devenir de los partidos y su buena salida con el balón desde atrás son sus principales armas defensivas. No ha estado solo para desempeñar sus funciones, también en defensa hay viejos conocidos como Olexandr Kucher, Schevchuk o Mandzyk.

Finalemente, como toda buena selección que se precie, posee a su vieja gloria inalterable a lo largo de los años. Andriy Shevchenko a sus más de 36 años no goza de los reflejos de juventud y arrastra las molestias de una lesión lumbar que le ha acompañado en los últimos tiempos. Sin embargo, su experiencia y sus registros goleadores representando los colores de su país le aseguran su hueco entre los elegidos. Con toda seguridad será la última gran cita de Sheva con Ucrania donde seguirá ejerciendo su liderazgo. En la última convocatoria para jugar contra Israel no han podido estar ni el jugador del Shakhtar Donetsk ni el del Dinamo de Kiev por lesiones en sus tobillos. Aún así, esperan llegar al cien por cien a la Eurocopa de 2012 de la que su país es co-anfitriona junto a Polonia. La gran prueba de fuego de que las opciones de Ucrania no son un sueño para el futuro sino una realidad.

Comentarios recientes

¡No te pierdas ni una publicacion! X

Dale a "me gusta" en Facebook
Siguenos en Twitter