Roberto Martínez, un último servicio a Bélgica antes de ponerse en el mercado

El español confirma que pondrá fin a su etapa con la selección belga después de la Eurocopa 2020 y muestra su predisposición a elegir equipo.

Roberto Martínez. seleccionador Bélgica. Foto: gettyimages
Roberto Martínez. seleccionador Bélgica. Foto: gettyimages

La etapa más prometedora del fútbol belga ha llegado bajo la tutela de un hombre con ideas claras y que cuando llegó al puesto, en 2016, era consciente de tener entre manos un diamante por pulir. Roberto Martínez ha elevado a un estatus superior su carrera como entrenador en el banquilla de una selección nacional que llegará a la Eurocopa 2020 como candidata a la gloria. El surgimiento de grandes jugadores de futuro y consolidación de otros como grandes estrellas ha hecho que un país de apenas 11 millones y medio de habitantes pueda codearse en la élite mundial y aspirar a más en cada nueva cita internacional.

Tras su paso por la Premier League en el Swansea City, Wigan Athletic y Everton, el técnico español ha demostrado su potencial en los banquillos dirigiendo a un grupo que tenía serios problemas para funcionar colectivamente y en el que el talento y potencial palpables a simple vista en todas las líneas, se diluía en individualismo y egos. Courtois, Kompany, Witsel, De Bryune, Hazard y Lukaku han conformado una columna vertebral a partir de la cual Martínez ha sabido ensamblar un conjunto sólido y sin fisuras, generoso en el esfuerzo y fiable en defensa desde sus primeros compases, e ir incrementando su juego combinativo y peligrosidad en el ataque a medida que pasaban los años.

Se quedaron en cuartos de final en la pasada cita continental, mientras que en el Mundial ya se asomaron a semifinales. Dos años después de haber explorado sus límites, el equipo de Roberto Martínez siente que esta es su gran oportunidad para conseguir un título. Y es que se cierra una etapa. Los cantos de sirena procedentes de los mejores clubes europeos hacia el entrenador español han sido insistentes en los últimos tiempos, y Martínez no ha podido hacer oídos sordos. "Está muy mal pagado desde hace cuatro años. Su estatus como entrenador está muy por encima del sueldo que recibe", dijo su agente hace unas fechas, aunque desde la Federación Belga de Fútbol han insistido en que los asuntos financieros no son los responsables de la decisión irrevocable del español.

Ya le pretendieron grandes clubes europeos, entre los que se contó el Real Madrid y el FC Barcelona, pero no quiso a dejar a medios el proyecto con Bélgica. Ahora siente que ha llegado su momento de dar el salto a un banquillo de un club de primer nivel. Habrá muchos directivos de equipos importantes que hayan visto en esta noticia una gran oportunidad para reconstruir sus equipos de la mano de un hombre que ha demostrado una notable inteligencia emocional. Virtuoso de la táctica y trabajador nato, Roberto Martínez tendrá sobre la mesa una gran cantidad de ofertas y si el papel de Bélgica en la Eurocopa 2020 responde a las expectativas, éstas podrían multiplicarse. Da la sensación de que podrá elegir su destino.